A la hora de la entrevista

A la hora de la entrevista…me dan deseos de salir corriendo.

A la hora de la entrevista…se me olvida todo lo que practiqué.

A la hora de la entrevista…siempre me sale un imprevisto.

A la hora de la entrevista…no sé ni qué hacer…

En estas primeras líneas te describo las situaciones que usualmente se presentan a la hora de la entrevista. En mi experiencia he pasado por tantas y tantas que perdí la cuenta. Nunca me he considerado una persona con fluidez para estar hablando sobre mí y a decir verdad, nunca me ha gustado que me entrevisten; es más fácil ser parte del panel entrevistador. Sin embargo, por muchísimas décadas y aún en la actualidad, la entrevista es uno de los métodos más utilizados al momento de reclutamiento. 

En este escrito quiero compartirte fundamentos básicos y algunas experiencias como Gerente de Recursos Humanos para que sean de beneficio y apoyo en el momento de tu próxima entrevista. 

No pienses que como emprendedora o dueña de negocio estás exenta de pasar por un proceso de entrevista, pues constantemente estamos siendo entrevistadas por todo el que nos rodea, y el mundo del emprendimiento no es la excepción. Tu panel de entrevistadores son tus consumidores y tus clientes, así que siempre debes estar lista para la hora de la entrevista.

A continuación, te comparto elementos esenciales al momento de proyectarte en una entrevista para el mundo laboral o de emprendimiento:

 

  • Mantén una buena actitud

Siempre se nos menciona que debemos mantener una actitud positiva y proyectarla correctamente, y es muy cierto; pero, en ocasiones lo damos por hecho y no tomamos tiempo para autoevaluarnos. 

En varias ocasiones, por situaciones externas, llegué a presentar emociones o una actitud incorrecta mientras se desarrollaba mi proceso de entrevista. No me refiero a una actitud ofensiva, pero sí pudiera decir con falta de entusiasmo o carácter. para la posición en la que me estaba entrevistando. 

Asegúrate de sacar un espacio para evaluar tu estado anímico antes de proyectarte, bien sea por medio de una entrevista con panel o en una videollamada ante tus clientes y consumidores. Sí, podemos entender que somos humanos y no todos los días andamos con el nivel de energía en 1000, pero es vital hacer un esfuerzo genuino en entregar lo mejor; no solo lo bueno, sino lo mejor. 

La energía y la actitud que proyectes te darán un 70% de posibilidad en adquirir la posición o el acercamiento deseado.

 

  • Cuida tu imagen 

En este siglo todo el mundo anda como le apetece: pelos de colores, ropa rasgada, peinados extravagantes; en fin, de todo un poco. 

En cuanto a la imagen mi sugerencia es que seas genuina y fiel a ti misma, pero tomando en consideración hacia dónde te diriges y qué quieres lograr. 

Me explico: si vas a aplicar a una posición en la Banca, es muy probable que debas utilizar una vestimenta profesional y elegante para ese lugar. Por otro lado, si es una posición más casual, por ejemplo, un almacén que no requiera chaqueta o tacones, podrías entonces ajustar tu vestimenta. 

¿Por qué menciono que seas fiel a tu imagen? Porque es importante que te presentes tal como eres; esto te dará seguridad y te hará sentir cómoda. Nunca intentes ser alguien que realmente no eres, incluyendo con tu imagen. Proyéctate genuinamente, muestra integridad y respeto hacia ti misma, siempre.

 

  • Vé con la verdad 

Habla con la verdad y nada más que la verdad. Aquel que miente, se envuelve en su propia mentira y para poder sostenerla tiene que seguir mintiendo, una y otra vez. Muchas veces te sugieren que pongas palabras llamativas o alteres los títulos en tu resumé o carta de presentación, para presentar una imagen que llame la atención. 

No te voy a descartar que entrar en un proceso de entrevista, es un proceso competitivo y que es importante resaltar; pero fija tu mirada en hacerlo con aquellas cualidades de las que, lamentablemente, hoy muchos carecen, por ejemplo: ser íntegra, genuina, transparente, amable, con buen carisma, atenta, respetuosa.  Podría parecer simple, pero tanta gente anda en «modo automático» que han perdido muchas de estas cualidades y encontrar a alguien que las posea y que además cuente con los requisitos de la posición a la que ha aplicado, es casi encontrar una «aguja en un paja

Es común ver portafolios que son sorprendentes; sin embargo, cuando pregunto si la persona creó o diseñó lo que me está mostrando, de inmediato responden «» y luego de varias preguntas, descubres que no es así.. Es frustrante cuando ves a una persona que hace una excelente entrevista con base en falsedad y luego en su desempeño te das cuenta de cuánto carece en realidad. ¡Siempre apuesta por la verdad! 

  • Evita una mala impresión 

Hay temas que nos apasionan, pero en una entrevista debemos ser objetivos, ya que desconocemos en su totalidad las personas que nos estarán evaluando para el puesto de trabajo. 

No significa que oculte su identidad; simplemente es evitar comunicar ideas o conceptos que puedan ser objeto de controversia. No podemos perder de perspectiva que vas a ser contratada para que hagas un trabajo con excelencia, y no para coincidir en gustos o ideales con el panel o el entrevistador. 

Si algo hay que saber balancear en una entrevista es lo que hablamos. Hablar mucho o de más, o hablar muy poco y que casi nos tengan que «sacar las palabras», no son rasgos que causan una buena impresión. Por lo tanto, enfócate en contestar las preguntas de forma objetiva, ofreciendo ejemplos contundentes, brindando detalles esenciales y concluyendo con los resultados adquiridos. Nunca dejes una pregunta sin responder, aunque tengas que tomar tu tiempo para pensar; siempre vas a encontrar una respuesta.

  • Prepárate 

¿Cuál es el momento para prepararte? En o antes del momento en que completas la aplicación. Siempre he exhortado a las personas que han tomado mentoría conmigo a que lleven un registro de los proyectos y tareas que realizan y que lo trabajen como un documento vivo, que debe ser actualizado con frecuencia. 

En muchas ocasiones, trabajamos varios proyectos al mismo tiempo, implementamos nuevas iniciativas, realizamos cambios de sistemas o estructuras y de pronto, a la hora de la entrevista, solo hablamos de lo que hicimos la pasada semana. 

Ejemplos como estos se ven a diario en las entrevistas y no es justo, ni para ti ni para el entrevistador. Si fuiste seleccionado para entrevista es porque cumples con los requisitos establecidos y demostrar tus habilidades, a través de los ejemplos de la entrevista, es fundamental. 

Siempre debes ir preparada, repasa esas situaciones de manejo de conflicto con clientes o consumidores, repasa cambios de ambiente en el trabajo o cambios organizacionales, procesos de cesantía que impactaron tu trabajo, proyectos en donde tuviste que liderar o trabajar en equipo. Utiliza los diferentes escenarios en donde te desarrollas como líder para que puedas demostrar cuán versátil eres.

  • Descansa 

Prepararte para un proceso de entrevista puede ser extenuante. Por lo general trae mucha tensión, ya que hay mucha expectativa de cuáles serán las preguntas y quiénes serán los reclutadores; si es un lugar desconocido, también el llegar al lugar o el tránsito podrían ser factores que causan cierta ansiedad. 

Por tal motivo, asegúrate de descansar física, emocional y mentalmente. Al igual que se recomienda en exámenes de reválida, el día antes despeja tu mente y no intentes repasar todo aquello que no repasaste. Ve en paz y proyéctate con naturalidad; ir sin descansar y con mucha tensión, se pueden ver reflejados en el desarrollo de tu entrevista. 

Los nervios siempre van a estar, pero debes controlarlos, aunque tengas un panel de personas que te miran como si vinieras de otro planeta (hay reclutadores que prefieren intimidar a los candidatos, en vez de solidarse con ellos). 

  • Confía en el resultado 

Habrás escuchado que siempre vamos con dos sacos: el de ganar y el de perder. Las entrevistas no son la excepción. Si te dan la posición, celebras; pero ¿qué sucede si no eres seleccionada? 

Puede que esta sea la parte más difícil del proceso, ya que vamos muy positivas y al no ser seleccionadas, presentamos frustración o desánimo para volverlo a intentar. Yo sé lo que es estar ahí; así que, si no eres seleccionada, tómate un respiro y agradece a Dios porque cerró una puerta que no era para ti. 

Dios, mejor que nadie, sabe lo que nos conviene y lo que no, y sabe el momento perfecto en que debemos o no recibir una nueva posición, un aumento, un nuevo lugar y ambiente de trabajo. Nosotros vemos el hoy, pero Dios ve mucho más allá de lo que nosotros podemos imaginar. 

Nuestros planes son buenos, pero los de Dios son perfectos. Descansa cada decisión, cada plan y cada sueño en Sus manos, pues Él ya sabe qué es lo mejor para ti.  

Espero que este escrito haya sido de bendición y beneficio para tu vida. ¡Búscanos en las redes sociales. Deseamos mantenernos en contacto contigo! 

Gisele O’Neill

Fundadora de RidiBlessed LLC

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” Efesios 3:20

go@ridiblessed.com

https://www.instagram.com/ridiblessed/

https://www.facebook.com/ridiblessed/