Antes de escoger la estructura legal de tu negocio, NO cometas estos errores

¿Bajo qué entidad o estructura comercial (organización) debo registrar/incorporar mi negocio? Esta es una pregunta muy popular cuando decidimos crear una empresa. De hecho, me atrevo a decir que, dentro del ámbito legal de la creación de un negocio, este es el primer tema que se piensa.

Cuando hablan de que un emprendimiento debe estar legal, una de las cosas que primero viene a la mente es: «Ok., tengo que registrar mi negocio, ¿qué tipo de estructura legal o corporación es la que le aplica? y ¿cómo lo hago?». Sin embargo, es importante aclarar que este pensamiento, aunque correcto, usualmente se presenta en una etapa muy temprana del desarrollo del negocio. Esto es así, pero para saber cuál debe ser la estructura legal adecuada, primero debes haber pasado por un proceso de análisis y, pudiera ser que, incluso por la ejecución de varios pasos y aspectos.

En el artículo anterior te hablé de algunas preguntas que debes hacerte antes de establecer un negocio. Esas preguntas son solo una parte de las muchas consideraciones que debes tomar en cuenta antes de decidir cuál es la estructura legal que mejor aplica a tu negocio. ¿Por qué? Porque dependiendo de tu respuesta/decisión sobre todos esos aspectos, será posible identificar qué modelo legal te conviene más, tanto a tí, como a tu negocio.

Este escrito es básicamente una continuación del anterior, pero más enfocado en algunos de los errores más comunes al elegir una estructura legal de negocio, particularmente la falta de identificación de aspectos que afectarán de forma positiva o negativa tu estructura de costo e ingresos.

  • No verificar las regulaciones que requiere tu propuesta de valor

 

¿Recuerdas que, en artículos previos, te hablé de que, para desarrollar un negocio debes saber cuál es tu propuesta de valor? Pues resulta que, en ocasiones, nuestra propuesta de valor no está acorde con las regulaciones establecidas por la profesión, industria o práctica relacionada al negocio que quieres establecer.

 

Ok Licenciada, perfecto, ahora explíqueme en «arroz y habichuelas», o sea, hablando claro. Ok, aquí voy, y para ello te daré un ejemplo de la vida real, con relación a las regulaciones de la profesión.

Actualmente, aparte de ofrecer consultoría de negocios y ayudar a personas a establecer sus negocios de manera legal, soy abogada de inmigración en Estados Unidos. Algo que es muy común que suceda en este campo, es que muchos paralegales (que son una especie de asistente legal, pero con un poco más de conocimiento), han intentado ofrecer servicios a los inmigrantes para realizar sus trámites migratorios.

He sabido de muchos paralegales que han intentado establecer negocios de consultoría sobre temas de inmigración, lo cual no es posible. ¿Por qué?, porque un paralegal puede, por ejemplo, llenar los formularios correspondientes para un trámite migratorio, orientar al inmigrante sobre cuáles documentos necesita recopilar, entre otras cosas; pero lo que no puede es dar consejo legal. Y no puede hacerlo porque, por mucho que sepa del tema, no es abogado, no tiene una licencia para ejercer la profesión de la abogacía. De manera que, como la profesión de la abogacía, y en este caso, de la profesión de abogado de inmigración, requiere que la persona sea un abogado licenciado, por un estado o territorio de los Estados Unidos, ese paralegal tiene prohibido ofrecer consejo legal o establecer un negocio mediante el cual lo que haga sea ofrecer consultoría legal.

Espero que este ejemplo te ayude un poco a entender lo que trato de explicar: Puedes ser un experto en el tema, y tener todo lo que se necesita para desarrollar un negocio de determinado tipo, pero si ese tipo de profesión o negocio está regulado, no podrás establecerlo. Algunos ejemplos de estas profesiones son los doctores, contadores, CPAs, productores de eventos, ingenieros, etc.

Lo mismo pasa con las regulaciones de la industria. Hay industrias como las de cannabis, fármacos, alcohol, agricultura, etc., que están altamente reguladas. Antes de decidir establecer un negocio tienes que saber si podrás cumplir con las regulaciones de esa industria en particular.

 

De igual forma, existen regulaciones sobre las prácticas. Un ejemplo de esto podrían ser las personas que hacen e-commerce. No es lo mismo una persona que venda productos utilizando dropshipping[1], a una que tenga un almacén, ya que si lo hace a través de dropshipping se evita el asunto del fulfillment[2] y para cada una de estas categorías, hay regulaciones distintas.

 

  • No escoger un nombre o marca para tu negocio que sea protegible bajo el derecho marcario.

 

Primero que todo, debes saber que el nombre que escojas para tu negocio influye en el tipo de entidad legal (DBA, LLC, Sociedad, etc) que deberás seleccionar para él. Esto es así, pues cada una de estas estructuras legales proveen protecciones diferentes, por lo que hay algunos nombres que, bajo ciertas entidades, sí pudieran estar protegidos bajo el derecho marcario.

Por otro lado, debes considerar que hay aspectos dentro de tu negocio que pueden ser activos, si haces las cosas correctamente desde el principio. Uno de los mejores ejemplos es el registro de marcas.  En palabras sencillas, el propósito de una marca dentro del comercio es identificar a la fuente del producto o servicio. Es decir, identifica de dónde sale ese producto o servicio, quién es el creador, proveedor, etc. En palabras más simples aún, para las que les gustan las matemáticas y simplificar, la marca te identifica a ti, no a tu producto. El derecho sobre una marca nace con el uso de esta, y no con el registro, como muchas personas piensan.

 

Este tema de marcas es un subtema bastante amplio dentro del asunto de propiedad intelectual, y lo estaremos discutiendo más a fondo en próximos escritos.  Sin embargo, para propósitos de este artículo, es importante que sepas que elegir cómo se llamará tu negocio, cuál será el logo, cuáles serán los colores, etc. es de las primeras  decisiones que debes tomar, luego de un buen análisis que considere varios factores que discutiremos brevemente. Utilizar un nombre protegible es un buen paso para tener un activo en tu negocio y no pasivo, como lo sería el riesgo de que alguien te demande porque el nombre no sea protegible.

Es importante que cuando vayas a seleccionar una marca para tu negocio, estudies el mercado, tu modelo de negocio, identifiques quiénes son tu competencia y es vital que evites la posibilidad de confusión. ¿De confusión? ¿Cómo que de confusión? Pues que tus potenciales consumidores no confundan tu marca con otra ya existente en el mercado. Ajá…y ¿cómo logro yo eso Licenciada? si yo lo que quiero es hacer jabones para el cuerpo, y ¡jabones ya hay un montón! Pues vas a tener que ponerte creativa(o) si quieres que tu marca quede protegida bajo el derecho marcario.

 

Lo que hace que tu marca no cause confusión a los consumidores es su distintividad

 

Cuando escojas una marca debes tener claro que, para poder gozar de la protección marcaria, debe ser distintiva y que, como mencioné, no ocasione probabilidad de confusión al consumidor. Cuán distintiva es tu marca se evalúa con base en lo que se le llama un «análisis bajo el espectro de distintividad». The what? Ok, intentaré explicarte lo más sencillo posible:

Existen varias categorías dentro de este análisis: marcas genéricas, marcas descriptivas, marcas sugestivas y marcas arbitrarias o imaginables. Te explico:

    1. Marcas genéricas: NO son protegibles. En estas le llamas al producto o servicio por su nombre. Por ejemplo: Jabón marca «Jabón». Esto no es protegible, porque los competidores necesitan la palabra jabón para poder llamarle por su nombre al producto. De igual forma si dijeras «Jabones Juliana», eso tampoco sería algo protegible.
    2. Marcas descriptivas: Como regla general, NO son protegibles. Usualmente describen el lugar de donde viene la marca o alguna característica o cualidad de ese producto o servicio. Por ejemplo: «Jabones de Puerto Rico», «Jabones que huelen bien», o «El jabón más rico». Sin embargo, han habido empresas que, con esfuerzo, dinero y mucha habilidad, han logrado convertir esa marca descriptiva (que no era protegible) y llevarla a una posición de distintividad. Esto se le conoce como adquirir «secondary meaning». Uno de los mejores ejemplos de esto es el Café Rico.
    3. Marcas sugestivas: Estas siempre son protegibles. Son distintivas porque sugieren, mediante un esfuerzo de la imaginación de la persona consumidora, alguna característica del producto. Algunos ejemplos de esto pueden ser Best Buy, para tienda de electrónicos; Coopertone (tono bronceado), producto bronceador que sugiere característica del producto pero no lo describe; Nike, que significa «diosa de la velocidad griega», lo cual sugiere atletismo.
    4. Marcas arbitrarias o imaginables: Estas también son protegibles. Son palabras que inventan las personas comerciantes con el propósito de utilizarlas como marcas y no tienen significado alguno, ni guardan relación con las características del producto o servicio. Algunos ejemplos son Clorox, Kodak, Kleenex, palabras que no tienen otro significado y que son inventadas.

Otra categoría en este grupo, son palabras que sí existen pero que no tienen relación con el producto o servicio para el cual son utilizadas. Ejemplos de este tipo de marca serían: Apple (para computadoras MAC), Domino’s, para pizza; Subway, para restaurante, etc.

Bueno, ya con ese contexto estás un poco más preparada para elegir el nombre de tu negocio y que este sea un activo desde el inicio. Desde hoy comienza a dar los siguientes pasos para seleccionar el nombre de tu negocio.

    1. Analiza lo que quieres que sea tu marca
    2. Haz una búsqueda sobre nombres, logos, colores, etc. Esta búsqueda puedes hacerla en:
      1. Google
      2. Redes Sociales
  1. Tip: utiliza GoDaddy.com para comprobar la disponibilidad del dominio y namecheckr.com para las redes sociales.
  2. Tip 2: si el .com no está disponible, intenta no quedarte con esa opción.
    1. Oficina de Marcas y Nombres Comerciales del Departamento de Estado de Puerto Rico, si tu negocio estará allí, o el equivalente en tu área.
    2. U.S. Patent & Trademark Office

Este asunto puede parecer algo no tan importante al principio, pero el registro de tu marca es un paso primordial en la creación de tu negocio, ya que se tratará de uno de los activos más importantes y sobre el que hay que construir una empresa. Lo principal es evitar que, a mitad de camino, tengas que volver a empezar.

*******

Déjame saber en los comentarios o enviándome un email, sobre qué temas legales relacionados a los negocios y emprendimiento te gustaría aprender. Con mucho gusto los tomaré en consideración para próximos escritos.

¡Hasta la próxima!

Lcda. Sohary Fonseca Rodríguez
Escritora de Legaliza tu Sueño en soñadoras.com

Información de contacto:
soharyfonsecalaw@gmail.com

ADVERTENCIAS LEGALES Y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: La información de este artículo no debe interpretarse ni utilizarse como asesoramiento u opinión legal para ningún hecho o circunstancia específica. El contenido fue preparado por Sohary Fonseca Rodríguez y está diseñado sólo para fines de educación, entretenimiento, e información. Leer este u otros artículos no crea una relación abogado-cliente con Sohary Fonseca Rodríguez. Usted no debe actuar a base de ni confiar en información alguna sin antes consultar con su abogado o asesor legal sobre su caso específico. La Lcda. Sohay Fonseca Rodríguez, tiene licencia para practicar únicamente en Puerto Rico. ¡Gracias por su apoyo!

[1] Dropshipping: Tipo de venta al por menor, donde el minorista no guarda los bienes en su inventario, sino que toma y pasa el pedido al mayorista, quien entonces despacha las mercancías directamente al cliente final.

[2] Fulfillment: Proceso logístico de recepción, empaquetado y envío de mercancías.