¿Cómo identificar gastos no necesarios?

¡Hola, amiga Soñadora! Estoy feliz de saberte aquí, leyendo este artículo. Estoy emocionada porque sé que has dado pasos de avance en tu proyecto y sueñas con un negocio en grande.

¿Sabes qué? yo también me encontraba como tú. Por mucho tiempo, igual que tú, tuve esos sueños de emprender, pero sentía que era cada vez más difícil. Constantemente daba vueltas en mi cabeza a la razón por la cual no podía tener lo que quisiera. Siempre que se presentaba una oportunidad para invertir en algo que verdaderamente llevara mi sueño a otro peldaño, me encontraba con la misma situación de siempre: no tenía dinero suficiente en ese momento (ni nunca), porque ya lo había gastado en cosas innecesarias.

Siempre era la misma situación (como dice la canción de una artista mexicana), todo se trataba de dinero, como si fuera poco. Pero, realmente yo no era consciente de eso, no tenía el nivel de madurez financiero, ni el carácter necesario para identificar lo que me estaba aconteciendo.

Un día, una frase que leí en un libro me trajo un despertar, como si me echaran un balde de agua fría. Nunca olvido el día en que leí: “nadie puede producir grandes cosas si no es totalmente sincero a la hora de tratar consigo mismo” (James Russell Lowell).

En el mundo, hay tres tipos de personas:

  1. Las que no saben lo que tienen que hacer. Estas son las desorientada
  2. Las que saben lo que tienen que hacer, pero no lo hacen. Son las llamadas “chivas locas”.
  3. Las que saben lo que tienen que hacer y lo hacen.

Sé que te sorprenderás si te digo que yo era del tipo dos. Sabía que tenía que hacer un cambio en mi vida, sabía que no estaba bien, sabía que de la única manera que podía realizar mi sueño era teniendo control de mi dinero… pero no hacía nada.

Pero como este blog no se trata de mí, hoy quisiera darte las herramientas necesarias para lidiar con lo que casi todas vivimos en batalla: cómo tener control de los gastos, porque es verdaderamente frustrante no saber cómo identificar los gastos innecesarios ni poder tener control de ellos.

Te ha pasado que cuando terminas el mes, ¿no sabes en qué se te fue todo el dinero? ¿Cuántas veces has hecho planes para empezar a ahorrar y de repente, te das cuenta que con lo que tienes ni siquiera llegas a fin de mes?

Antes de todo, me permito definir la palabra gasto, con el objetivo de que entremos en contexto:

Gasto: Es el egreso o desembolso de dinero que una persona o empresa, debe pagar para acreditar su derecho sobre un artículo o para recibir un servicio. Para un inquilino, por ejemplo, el alquiler es un gasto.

Muchas veces, achacas (así se dice en República Dominicana para decir que echas la culpa o atribuyes) tu situación a que no ganas suficiente dinero o que no se generan los suficientes recursos con tu emprendimiento y crees que si generas más ingresos tu situación mejorará. Por experiencia te digo que no es así, el problema no radica en la cantidad de dinero que ganas, sino en tus hábitos y creencias respecto al dinero, porque de estos dependen tus gastos.

Para que empieces a ver ese cambio económico con el que sueñas, tener unas finanzas sanas y puedas ahorrar los recursos que vas a necesitar para llevar a cabo tu emprendimiento, o bien hacer crecer tu negocio, a continuación te voy a compartir los pasos que debes dar para identificar los gastos innecesarios. De esa manera podrás eliminarlos y así empezarás a lograr tus objetivos.

  1. Planifica tus gastos. Cuando en finanzas se habla de planificación, significa que debes elaborar un presupuesto y así, ordenar tus ingresos y tus gastos para evitar la falta de liquidez y tener una cobertura en tiempos difíciles. La mejor forma de hacerlo es siguiendo el esquema 70-30, tal como recomienda el experto en finanzas argentino Rodrigo Nadal, que consiste en que debes destinar el 70% de tus ingresos para cubrir los gastos básicos y el 30% restante lo divides entre el ahorro, pago de deudas y entretenimiento. Trata que esto sea, preferiblemente en partes iguales, según recomendamos los expertos.

Para que esta planificación sea exitosa, toma en cuenta que todos tus gastos del año se componen de algunos más recurrentes e importantes que otros. Para saber cuánto es el máximo que puedes gastar, en el siguiente cuadro te comparto los parámetros que recomienda el Servicio Nacional del Consumidor – Sernac ((es una institución pública del Gobierno de Chile, dependiente del Ministerio de Economía, que regula las prácticas en el otorgamiento de créditos financieros y contratos comerciales), con los que puedes hacer el cálculo para conocer el monto, de acuerdo al porcentaje que aplica a ti:

Carga financiera máxima recomendada por Sernac según tramo de renta o

ingreso líquido. Basado en estilo de vida:

(*) Valores expresados en US$

Te motivo a que realices este cálculo, porque su resultado te ayudará a entender hacia dónde se está yendo tu dinero. Te darás cuenta de que tus gastos actuales representan un porcentaje muy por encima de lo recomendado. Ese exceso de gastos se va precisamente a gastos innecesarios. Si elaboras un presupuesto y lo respetas, estarás liderando tus finanzas, aun en las potenciales crisis.

  1. Identifica los gastos hormiga. Lamentablemente, en tu diario vivir, estás expuesta a diversos tipos de gastos, pero estos en particular pueden representar hasta el 30% de tus egresos. Benjamin Franklin dijo una vez “Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco”, y eso es justo lo que puede pasar con los gastos hormiga. Por eso, simplemente ELIMÍNALOS DE TU VIDA porque te pueden llevar al hoyo.

Recuerdo la cara de tragedia que pusieron los estudiantes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo en una ocasión en la que estaba impartiendo un taller de finanzas, cuando hicimos una dinámica para explicarles, de manera práctica, el monto total que representan los gastos hormiga. Hicimos el ejemplo con el cafecito y el agüita que se toman, aunque parezcan insignificantes, me permito demostrártelo:

Eran unos 150 estudiantes, así que les dije: a ver, anoten la cantidad promedio de botellas de agua que se toman en un día, luego multipliquen ese monto por el promedio de días de la semana en los que tienen clases, luego multipliquen ese resultado por 4 semanas y luego por 12 meses.

Y dio el siguiente resultado (cuidado si te caes, espero que estés sentada):

Casi se infartan cuando vieron que solo en café y agua estaban gastando casi ¡US$2,000.00 al año!, sin contar los demás antojos, y peor aun, todos se habían quejado de que no podían ahorrar porque no les alcanzaba el dinero. Ese ejercicio generó un gran mover en esos chicos, hasta tal punto que empezaron a hacer ajustes y a armar su estrategia para detener ese escape a toda costa. De eso hace alrededor de un año y aún recibo los testimonios de los resultados que han tenido, luego de aquel ejercicio. Dicen que lo que no se mide no se puede controlar y es justo lo que te debe estar pasando, así que te invito a que hagas este ejercicio y luego me cuentas cómo te fue.

  1. Prioriza: cuando decidí iniciar el camino para sanear mis finanzas personales, empecé por realizar una evaluación de los gastos en los que, mi familia y yo, estábamos incurriendo, e hice una lista para poder tener claridad en estos y así priorizarlos. Priorizar tus gastos, te ayudará a planear mejor una reducción de los mismos, para tener un adecuado flujo de efectivo que te lleve a poder ahorrar. Divide tus gastos por nivel de importancia. Debes tener bien claro cuáles son los gastos importantes, los no importantes, los urgentes, los no urgentes, los importantes y urgentes, los importantes pero no urgentes y los que no son ni importantes ni urgentes.

Para priorizar tus gastos te recomiendo lo que hice y me dio resultado: Haz una pequeña auditoría de todos tus gastos. Evalúa los servicios de música o series en streaming, almacenamiento en la nube, aplicaciones con cuota mensual, seguros, pólizas, etc., porque todos estos servicios, aunque cuentan con pagos de suscripción relativamente pequeñas, se acumulan en nuestras cuentas bancarias y ocupan una importante suma de dinero anual. Estos también forman parte de los gastos hormiga. Luego de esto, evalúa si efectivamente necesitas estas suscripciones y si le has sacado provecho o no. Es posible que encuentres alguna de estas suscripciones anuales que ni siquiera recordabas. Ese pequeño ejercicio te ayudará a eliminar pequeños gastos, así como la garantía de que mejorarás tus finanzas.

Luego, vas a anotar en una hoja todos, pero absolutamente todos y cada uno de estos. Debe ir desde la alimentación hasta las suscripciones que mencionamos arriba, e incluso las propinas que das. Una vez tengas esa lista, vas a empezar a anotarlas  en un cuadrante como el que te muestro a continuación.

En el cuadrante uno vas a colocar los gastos importantes a los que no has dado prioridad y permitiste que se conviertan en urgentes. Ejemplo: el gasto de seguro médico. Un seguro médico es importante, pero si te enfermas y no lo tienes, se convierte en una urgencia.

En el cuadrante dos pondrás aquellos gastos que no son importantes, pero que tú conviertes en urgentes. Un ejemplo de estos, es cuando vas a tener una salida y decides comprarte una ropa para esa ocasión.

En el número tres, vas a colocar tus gastos de alimentación y servicios básicos. Creo que esto no necesita explicación.

Y por último, en el número cuatro, pondrás todos los demás gastos en los que incurres y que todavía no has colocado en ninguno de los otros tres cuadrantes. Ejemplo de estos, son los todos los gastos en suscripciones que nunca has usado, ni tienes la manera de sacarles beneficios.

  1. Hazte un auto coaching financiero. Cuando vayas a realizar un gasto aplica la regla 10-10-10  y pregúntate: ¿cómo me impacta en los próximos 10 minutos?, ¿en los próximos 10 meses? y ¿en los próximos 10 años?.  Además, pregúntate lo siguiente: ¿Este gasto, es una necesidad o un capricho?, ¿cuál es el beneficio que voy a tener?, ¿si espero unos días, todavía lo voy a necesitar?, ¿si lo compro a crédito, cuáles serán los cargos o tasas por interés?

Mi querida amiga lectora, sé que esto que te acabo de compartir es una herramienta muy valiosa. Lo sé porque personalmente me dio excelentes resultados.

Sé prudente en el manejo de tu dinero y recibirás la paz financiera que todas anhelamos.

Estos ajustes, te van a llevar a experimentar cambios relevantes y deberás hacer un gran sacrificio para cumplirlos. Sacrifícate por tus sueños. Recuerda que para ganar algo debes renunciar a algo.

¿Te animas a hacerlo conmigo? Estoy aquí para ti.

¡Te espero en mi próximo escrito!

Digna Paulino

Escritora de Liderando tus finanzas para emprender en soñadoras.com

Información de contacto:

Fundadora & CEO – Liderando tus Finanzas

liderandotusfinanzas@gmail.com

https://www.instagram.com/liderandotusfinanzasrd/

https://www.facebook.com/liderandotusfinanzas/