Cuando amar no es suficiente

Amar, ¿qué es amar? Según lo define Google, el amor es un «sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno». Amar, es un sentimiento hacia alguien o algo; pero los sentimientos en ocasiones están y a veces no lo están, puede que vayan y vengan como las olas del mar. Entonces, ¿qué nos queda cuando el sentimiento se ha ido o es inestable? El compromiso, la decisión que tomamos independientemente de cómo están nuestros sentimientos. 

Tal vez piensas que te equivocaste de columna y que no estás en el área de Recursos Humanos, pero te tengo que decir que ¡sí!, estás en el lugar correcto. Hoy deseo compartir en este escrito lo que es compromiso; ese que sin importar el estado de nuestras emociones, debe permanecer.

Recuerdo mis primeros días trabajando en la banca. Entraba con una sonrisa que no me cabía en la cara; pero, en uno de esos días a mi entrada, una joven se dirigió a mí y me dijo: «Se nota que eres nueva, ya pronto dejarás de sonreír». Y esto es porque, por lo general, todos los nuevos comienzos vienen cargados de alegría, sueños y una energía única y los negocios o el emprendimiento no son la excepción. Comenzamos con una pasión y un entusiasmo que se podría comparar con ese primer amor y según va pasando el tiempo, atravesamos etapas que de cierta forma nos alejan, nos distraen, nos decepcionan, nos traen frustración y de repente, y a veces sin darnos cuenta, nos nublan el primer amor. 

Buscando la definición de Compromiso organizacional, Wikipedia nos dice: «Es el grado en que un empleado se identifica con una organización en particular y las metas de ésta, y desea mantener su relación con ella». (Robbins, 2009: 79). Si lo vemos desde el punto del emprendimiento, yo como propietario de negocio o emprendedor, debo ser el primero en identificarme con las metas de mi negocio. Si vamos al mundo empresarial, por lo general desde el primer día de empleo te presentan las metas, los valores, la historia y la cultura de la organización.  Por eso, sin importar en qué área del negocio te encuentres ahora mismo, el denominador común en ambas son las METAS. 

Las metas son las que nos motivan a querer alcanzar algo, nos hacen mejorar y aprender cosas nuevas. Si eres dueño de negocio es vital que traces un mapa con tus metas y objetivos, incluyendo los pasos o estrategias que utilizarás para alcanzarlas. Si trabajas para algún patrono, es muy probable que te hayan presentado las metas para el nuevo año; en este caso, debes construir tus estrategias y tareas que se alinearán y te ayudarán a alcanzar esas metas. 

Quizás piensas que es mucho trabajo o que no tengas tiempo para establecer tus metas, pero es vital que puedas hacerlo. ¿Por qué? sencillo, te comparto un ejemplo: Si tienes que cruzar de un estado a otro y antes de salir de tu casa no has revisado el mapa o el GPS para saber que ruta debes tomar o cuál es más efectiva, en términos de tiempo o quizás de peajes, ¿crees que lograrás llegar sin problemas o percances? No, ¿verdad? Así mismo nos pasa en las relaciones personales y en los negocios. Tenemos que trazar un plan con metas reales tanto a corto y largo plazo. 

Cuando trazamos o escribimos metas, dibujamos un mapa indicando hacia dónde queremos ir, en dónde nos vemos en un tiempo determinado, qué herramientas necesitamos y muy probable un plan de escape por emergencia o por algún inconveniente, lo que evidentemente nos disminuye en gran manera el porcentaje de improvisación.  Las metas son el motor que te dirigen al compromiso con tu negocio o empleo. Una persona que no tome de su tiempo para trazar metas o incluirse en las metas de su empresa es un empleado o dueño de negocio que al primer cambio de rumbo o reto, estará perdido o frustrado. 

Puede que hayas escuchado o hayas pasado por algún tipo de encuesta de «Satisfacción del empleado» en alguna compañía. La finalidad de este proceso es conocer el estatus actual de la empresa en cuanto al sentir de los empleados, y de la cual se puede extraer muchísima información, dependiendo de las preguntas que hayan sido incluidas en el formulario. Por ejemplo, en ocasiones preguntan si estás buscando trabajo activamente, lo que les ayuda a medir si estás considerando o no moverte de la empresa, eso a su vez le ayuda al patrono a proyectar un posible incremento en la rotación de empleados (Turnover). También se incluyen preguntas con relación a si el empleado se siente valorado o escuchado en su lugar de trabajo, que ayudan a conocer la relación de pertenencia que ese empleado tiene hacia la compañía. 

A lo mejor como emprendedor no vayas a formular este tipo de preguntas a un grupo grande de empleados, pero sí es saludable que te puedas formular preguntas que estén alineadas al desarrollo y visión que tienes con tu negocio. Por ejemplo, ¿Estoy obteniendo los resultados esperados? ¿Estoy proyectando mi cultura o servicio deseado a mis clientes?  

A continuación, quiero compartirte varios pasos que te ayudarán a mantener y mejorar el compromiso en tu lugar de trabajo y empresa.

Crea una fuerte cultura de trabajo en equipo:  Solidifica tu esencia y lo que te hace única en la industria en la que estás. Trabaja constantemente en equipo o colaboradores. Los «llaneros solitarios» por lo general no llegan muy lejos por sí solos. Mientras más te puedas relacionar y ser equipo, más altas serán tus probabilidades de éxito y de compromiso en tu trabajo y con tu negocio. 

«Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; ¡¡pero !!ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.  También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto». Eclesiastés 4:9-12 (Puedes revisar el escrito del mes de octubre para detalles adicionales con relación a la cultura del negocio)

Comunica metas y expectativas claras: Como te mencioné en el ejemplo del mapa o GPS antes de salir de viaje, al igual que tú como jefe o patrono, tus empleados y equipo de trabajo tienen que saber claramente cuáles son las metas y expectativas que se esperan de sus esfuerzos. No debes esperar nunca a un proceso de evaluación o quizás al finalizar el trimestre o año para decirle todas las cosas que no realizó o que hacían falta por completar. 

La dirección a tiempo es tan importante como el conocimiento de las metas. Un arquitecto que no muestre los planos a los obreros, jamás podrá darles la visión y la posibilidad de lograr construir una casa o un edificio. Igual sucede en nuestras familias y negocios; si no realizamos el plano y lo presentamos claramente a los colaboradores, difícilmente lograremos el objetivo. 

Comunica con honestidad y abiertamente: La honestidad es una virtud con la que muchas personas hoy en día no pueden lidiar. Hay personas que simplemente se ofenden debido a una interpretación o percepción incorrecta de algo; por tal razón, comunica desde tu esencia y con mucha transparencia. 

Expresa abiertamente y con mucho respeto los planes, metas u objetivos tomando en consideración todos los colaboradores y el impacto que estas metas podrían tener en ellos. Siempre comunica el porqué. Cuando las personas conocen el porqué, se identifican con el motivo y se mueven al compromiso.

Mantén tu ética laboral: Ética, una palabra corta, pero de gran peso y responsabilidad. Nunca pongas en juego la ética de trabajo, sin importar el qué dirán o el «déjame hacerlo, porque todo el mundo lo hace así». Cuando la gente se identifica con tu negocio, estilo de trabajo y tu ética, mientras estés haciendo lo correcto, persevera. 

Crear una consistencia en tu ética laboral traerá éxito en lo que desempeñes. Quizás no será de la noche a la mañana, pero tu esfuerzo y tu integridad sin duda serán recompensados. 

Fomenta un ambiente positivo: En un entorno lleno de afanes y estrés, encontrarnos con un ambiente positivo es casi encontrar «una aguja en un pajar». Por lo general, en cada lugar de trabajo hay alguien que anda cargando una nube gris sobre su cabeza; ese que llega del fin de semana, peor de lo que salió el viernes anterior. No permitas que esas personas cargadas dominen y controlen el ambiente de trabajo, tus energías o tu negocio. Mantente positiva y fija tu mirada en tus metas y objetivos, crea un ambiente positivo CONSISTENTEMENTE.

Fomentar la innovación: La innovación y la creatividad van de la mano. Algo sumamente interesante y que nos mantiene activos, es mantener nuestra mente creativa buscando nuevas iniciativas e innovando lo que estamos haciendo. Esta es una de las áreas que más te ayudará a mantener viva esa llama del amor por lo que haces. 

La innovación es esa que te alienta a seguir intentando cosas nuevas. 

Como empleada o emprendedora, atravesarás muchos retos profesionales; sin embargo, nunca dejes de alimentar ese primer amor, esa pasión que te llevó a comenzar la aventura y el sueño que hoy estás realizando. Entonces, cuando lleguen las temporadas difíciles, abraza el compromiso que has hecho contigo misma y con aquellos que amas y han creído en ti. 

Espero que este escrito haya sido de bendición y beneficio para tu vida. ¡Búscanos en las redes sociales, deseamos mantenernos en contacto contigo! 

Gisele O’Neill

Fundadora de RidiBlessed LLC

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” Efesios 3:20

go@ridiblessed.com

https://www.instagram.com/ridiblessed/

https://www.facebook.com/ridiblessed/