Cultura, identidad y esencia

Según define Google, la cultura es el «conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo, a una clase social, a una época, etc.»  Si esta definición la traemos al mundo del emprendimiento, la podemos definir como el ambiente, tradiciones e ideas que nos van a identificar ante el cliente y consumidor.

Quizás te podrías preguntar, pero, ¿y para qué voy a diseñar mi cultura en el mundo del emprendimiento? La respuesta es sencilla, ¿cuántas marcas hay de sodas o de agua? Muchísimas, ¿verdad? Pues su esencia es lo que la gente busca.  En la industria de los alimentos, y volviendo al ejemplo de las sodas, muchas personas seleccionan una marca en particular porque sienten que tiene un sabor distinto, único y quizás más fresco que las otras. En la selección del agua, de igual forma, es por su sabor, al punto que las personas crean su marca preferida. Si cambiamos de industria, hay quienes eligen ciertos productos por su slogan o frase identificativa, o por un comercial o video que vieron que los cautivó. Estos, en su mayoría, son muy pegajosos precisamente para que se graben en la mente del consumidor.

Entonces, ¿cuáles serán esas ideas, tradiciones y costumbres que van a caracterizar tu concepto o negocio? En el área de mercadeo podemos incluir logo, slogan, colores, diseño web, entre otros.  Pero cuando nos referimos a cultura, es presentar tu identidad ante tu consumidor/cliente, casi comparándolo con la presentación de una persona.

Cuando haces la presentación de tu negocio (por ejemplo, en tu sitio web o tienda en línea), compartes tu historia, en qué crees, qué te motiva a hacer lo que haces. Eso es parte de tu cultura, porque es lo que muestra tu esencia, quién eres y qué te hace diferente de las otras marcas.

¿Qué cosas debes considerar para que tu consumidor se identifique contigo y conozca tu cultura? Te voy a compartir algunos puntos y la relevancia que tienen para ayudarte a desarrollar la cultura, identidad y esencia de tu negocio.

 

Historia

Déjale saber a tu consumidor dónde nació esa idea o concepto y cómo ha ido evolucionando, qué fracasos has tenido (si los hay) y todo lo que has alcanzado. De igual forma, incluye tus reconocimientos (si hay alguno). Sé íntegra y transparente en todo lo que compartas con tus clientes.

A mí, en lo personal, me encanta conocer el trasfondo de las compañías: cuánto tiempo llevan en el mercado, qué están haciendo diferente a los demás, qué los motivó a comenzar, cuál fue ese inicio pequeño que hoy los ha llevado a ser una empresa de gran éxito. También me gusta conocer qué adversidades han enfrentado y cómo las sobrellevaron. Es ese lado humano que está detrás de cada negocio.

Hay muchos grandes comerciantes que han compartido sus historias y, en la mayoría de los casos, son fuentes de inspiración para otras personas que apenas comienzan.  Imagina la oportunidad que tienes de conectar con algún cliente y, al mismo tiempo, ser esa fuente de inspiración para que alcance sus sueños y propósitos. ¡Eso no tiene precio!

 

¿Por qué?

Cuéntales por qué haces lo que haces. Por qué amaneces cada día, trabajas largas horas o por qué tomaste la decisión de emprender. Simplemente déjales saber cuál es tu fuente de inspiración y el motor para mover tu negocio. Puede que sea tu familia, tu llamado, el poder ayudar a otros, etc.

El por qué, te va a ayudar a mantenerte enfocado en aquellos días en que todo parece un poco más complicado de lo normal y el hecho de que tu consumidor lo conozca, te ayuda a poner cierta presión positiva para que te mantengas enfocado en tu norte y puedas perseverar en los momentos en que te falte la motivación y la disciplina. De esta forma, el compromiso con tus clientes pasa a ser tu motor.

 

Costumbres

¿Qué cosas se han convertido en costumbre en tu negocio, o desearías lograr que lo sean, incluso, hasta un legado? Hay algunas compañías que, en épocas específicas, hacen donaciones o aportaciones a ciertos grupos de la sociedad. También, otros grupos son de apoyo al medio ambiente, por ejemplo, con la coordinación de actividades de recogida de desperdicios.

El impacto que realicemos en algún sector de la comunidad, nos ayuda a que nuestro cliente y consumidor se identifique con nuestro sentido humano y también con nuestra responsabilidad social.

 

Diversión

¿Qué te da felicidad y te llena de satisfacción en lo que haces? En esta área podrías compartir historias de éxito, reviews de agradecimiento o personas satisfechas con tus servicios o productos. También, podrías celebrar con tus seguidores con giveaways o sorteos, cada cierto tiempo, diseñar actividades creativas en donde se promueva la alegría y el buen ambiente. Esta es otra área en donde puedes marcar, con tu esencia, la identidad de tu negocio.

 

Propósito

Está sumamente alineado con el por qué. Sin embargo, mi sugerencia es que nunca selecciones el dinero como factor principal, propósito, ni como tú por qué.

Es normal que anheles tener un negocio próspero, que genere ingresos, pues nunca faltan las facturas por pagar; pero tu propósito tiene que estar alineado con el propósito de tu vida, y más que nada, con tu corazón. Por lo tanto, deberías pensar en qué amarías hacer cada día de tu vida, algo que disfrutes tanto que deje de ser un trabajo y pase a ser un estilo de vida. Aquello que aún en los días más difíciles no te espante los sueños. Eso que te eleva la adrenalina y que estás dispuesto a hacer una y otra y otra y otra vez y miles de veces.

El propósito es lo más similar a plasmar tu sueño, con una visión estratégica de negocio.

 

Principios

¿Qué valores y principios son el fundamento en tu negocio y no son negociables? Por ejemplo, el servicio al cliente como prioridad, la integridad de cada transacción, el compromiso de culminar cada contrato realizado, el responder cada mensaje en cierto periodo de tiempo determinado. ¿Qué elementos vas a colocar como base y que té, como CEO, director o fundador, serás la primera en seguir y no quebrantar.

Los principios son el corazón de tu negocio y un cuerpo, por más saludable que esté, sin un corazón no puede vivir. Así que toma tu tiempo en identificar al menos tres o cuatro principios y/o valores que le darán vida a tu cultura. (No recomiendo que se seleccionen más de cinco valores).

 

Misión

Es aquel resumen formal del presente, en donde escribes tanto el propósito como los valores de tu negocio.  Por lo tanto, para lograr desarrollar tu misión debes hacer la asignación de encontrar tu propósito y tus valores primero. Quizás te preguntes, y ¿por qué tanta formalidad si solo tengo un simple negocio? Ese simple negocio hoy, puede ser una gran empresa mañana y en la forma en que lo proyectes y lo presentes ante tu consumidor y cliente será un factor determinante en el apoyo y respaldo que será reflejado en el tan esperado éxito.

Por lo tanto, aunque veas que hoy se ve o es algo pequeño o simple, piensa y sueña en algo tan grande que parezca locura. «Toda locura es un sueño que se fija»-Julio Cortázar

 

Visión

Esta va inspirada en idealizar el futuro de tu negocio. ¿A dónde lo ves a largo plazo?, ¿hacia dónde anhelas dirigirlo?, ¿qué es aquello que ambicionas alcanzar con tu negocio? Es, en la visión, donde se te vuela la cabeza. Puedes volar tan alto como anhele tu corazón y tu mente.

Originalidad

Ser original no debe ser una opción. Eso es lo que te dará ese toque de autenticidad.

Maximiza tu creatividad. No pienses solo fuera de la caja (out of the box), gírala, ponla boca abajo, sacúdela y saca las mejores ideas, esas que a nadie se le ocurrirían, probablemente las más radicales.

Ser original es arriesgado y hasta podría causarte miedo, pero no pienses en que a la gente no le gustará. Mantén tu mente positiva y piensa en que les fascinará y si, en el primer intento no te sale, pues vuelve e inténtalo de otra forma. Busca una nueva estrategia o método de llegar a tu cliente de una forma única, tanto así que simplemente no se pueda olvidar de ti.

Haz que la impresión que tengan de ti, de tu servicio, de tu contenido, tus imágenes o cursos sea única, tanto así, que tu cliente no lo piense dos veces para regresar a consumir algún servicio o producto.

A lo mejor piensas: ¡wow! pero, ¿en serio debo dar a conocer a mis clientes tantos detalles sobre mi negocio? En la justa medida te diría que sí, y te repito, en la justa medida. Hay cosas que, como dueño de negocio o emprendedor, siempre deberás guardar para ti, pero si hay muchas otras que serían de incalculable beneficio que las compartieras con tu consumidor. Vivimos en un mundo atosigado de tecnología y máquinas, pero el sentido humano, por más que lo neguemos, lo necesitamos y lo buscamos y puede marcar una gran diferencia entre tu negocio y el de tu competidor.

El lograr desarrollar tu identidad como negocio no es algo que se improvisa o que aparece por arte de magia, de la noche a la mañana. ¡No! Diseñar la cultura, la identidad y esencia de tu negocio, toma tiempo. Yo te exhorto a que hagas el ejercicio, tómate tu tiempo y ¡comienza hoy!

Hay áreas de la cultura, identidad y esencia que podrás compartir, literalmente, con algún comunicado escrito, como por ejemplo, la misión y visión; pero hay otras áreas que simplemente tendrás que vivirlas, o sea, ponerlas en acción. Tu serás quien le dará vida a la cultura, la identidad y esencia de tu negocio así que ¡VÍVELA!

Espero que este escrito haya sido de bendición y beneficio para tu vida. Comparte esta información con otros emprendedores y soñadores para que también se puedan beneficiar.

Búscame en las redes sociales. Quiero mantenerme en contacto contigo.

Gisele O’Neill

Fundadora de RidiBlessed LLC

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” Efesios 3:20

go@ridiblessed.com

https://www.instagram.com/ridiblessed/

https://www.facebook.com/ridiblessed/