El mejoramiento más importante es el interno antes del externo

En marzo conmemoramos el mes internacional de la mujer. Sí, conmemoramos y no celebramos y te explico por qué.  

Durante este mes se conmemora una lucha laboral que se llevó a cabo en 1908, en el estado de New York. La  industrialización en Estados Unidos fue liderada con precarias  condiciones laborales. La industria de la costura o de la aguja fue vital para el desarrollo de la economía de la época y la mujer tuvo un rol protagónico. Trabajaban durante largas jornadas laborales, con pésimas condiciones de empleo. 

Esto propició que se unieran para reclamar MEJORAS en sus condiciones laborales y el patrono de una de las fábricas, cerró todas las puertas para evitar que las obreras fueran a protestar. Estando encerradas se desató un fuego que se llevó consigo la vida de 129 mujeres, que solo querían mejorar. No estaban dispuestas a quedarse viviendo en esas condiciones, que no fomentaban su progreso. 

Esa es la historia. ¿Te das cuenta de la lucha que esas mujeres estaban dispuestas a dar por mejorar?. Ahora te pregunto: ¿qué tanto estamos dispuestas a sobrepasar para mejorar? nuestra vida, nuestra relación, nuestro empleo, nuestro negocio o nuestro emprendimiento.  

El compromiso con mejorarnos o superarnos a nosotras mismas es el reto más grande y desafiante. ¿Por qué? Porque depende de nosotras mismas, de la disciplina, del compromiso, la entrega, la constancia y la persistencia. Cualidades que se dicen muy fácil, pero que únicamente alguien que está dispuesto a darlo todo, sabe comprender lo que cuesta alcanzarlas. 

El primer proyecto de mejoramiento debe ser administrado en nosotras mismas. Nosotras somos el proyecto más importante. Entonces, ¿por qué lo delegamos?, ¿por qué dejamos esa responsabilidad en otros?. Le otorgamos a otros nuestra mayor prioridad, por lo menos, la que debería ser: NOSOTRAS.

Nuestros hijos, esposos, padres, jefes, suplidores y clientes, todos siempre van por encima de nosotras y esto es el primer fracaso. Nuestro mejor y más importante proyecto debe ser mejorarnos nosotras. Sí, nosotras. Nosotras debemos estar bien si queremos ser el soporte de nuestra familia, de nuestra empresa o nuestro emprendimiento.

La mejora inicia desde el reconocimiento de nuestra prioridad como centro del proyecto de vida. Identificar lo que nos hace bien y lo que no, lo que nos suma y no nos resta, lo que no recarga y no nos drena, lo que nos hace ser mejores como persona. ¿Por qué como persona primero y no como profesional? Porque para ser un buen profesional debes ser primero mejor persona. 

La autodisciplina sin lugar a duda, es la más fuerte de todas. Establecer nuestros propios límites es un triunfo sobre la procrastinación y la pereza. Creo que esta es una de las pruebas más difíciles que debemos enfrentar, Soñadoras Emprendedoras. Si logramos ese primer triunfo tendremos el éxito garantizado. 

El deseo de mejorar internamente es una manifestación de seguridad y fortaleza. Es muy probable que muchas quieran hacer cambios externos para que otros pasen juicio de lo que se ve, de su cuerpo, de su pelo y de su arreglo personal. Con esto no quiero decir, que no sea necesario el arreglo y aseo personal; pero debe realizarse por el mero hecho del autocuidado y autogratificación. 

Cuando estemos más preocupadas por aprender, dominarnos y disciplinarnos, estaremos autorregulando nuestro carácter, que es lo que nos formará para poder contar con la resistencia necesaria para no caer, desfallecer y desmotivarnos.

Si fortalecemos nuestra autoestima, autocontrol y aceptación, nos estaremos capacitando para entrenar las duras pruebas que el emprendimiento nos trae.

Vamos a imaginarnos que todas las personas externas vean nuestro edificio, reluciente, todos están emocionados con tanta belleza.  Pero que, al entrar al establecimiento, todo estuviera en completo desorden y descuidado. Ya sé, sentiríamos tremenda decepción. Es por esto que es más importante el contenido que el empaque. 

Recuerda que el dulce puede tener un bello empaque, pero si está insípido por dentro, pocas veces querrá ser repetido. Nuestro primer proyecto de mejoramiento debe ser, hoy y siempre, el procurar estar mejorando continuamente. La sustancia es más importante que la apariencia.

Si quieres que nos mantengamos en contacto, te invito a que me sigas en FB: https://bit.ly/3fJkZD1 en Team Leader’s Group donde compartimos temas de Recursos Humanos, administración y mejoramiento. Además, te invito a que te unas a nuestro grupo: Lideres Organizacionales  https://bit.ly/3eFTiJR donde compartimos información de valor para todos nuestros líderes. Te espero.