Eleva tu Glamour

 

Eleva tu “glamour”… ¿Qué es lo primero que piensas al leer esta frase?, ¿qué sentimientos y emociones experimentas?, ¿te sientes identificada?, ¿sientes que tu vida necesita “glamour”?, o por el contrario, ¿piensas que esto no te aplica o que no es importante?, ¿piensas que nunca lo lograrás?

Ciertamente el glamour es un concepto que puede causar controversia y generar diversas emociones u opiniones entre nosotras, las mujeres. Al igual que la moda y la imagen, el glamour puede tener un significado diferente para ti, que para mí. Y es que, todas las mujeres somos diferentes, únicas y manejamos nuestro entendimiento de belleza, elegancia y atracción de maneras específicas, según nuestro entorno, crianza y experiencias de vida.

Debes estar pensando, pero… y esta Sherry, ¿por qué me está hablando de definiciones y conceptos? ¡Háblame de moda! ¡Háblame de tendencias! ¡Háblame de qué me pongo para verme más sofisticada, más delgada! ¡Háblame de colores! Y sí, ¡claro que podrás aprender y leer sobre todo esto!, pero como mujeres soñadoras, que queremos cumplir nuestras metas, trazar nuestro propio camino, hacer la diferencia, empoderarnos y empoderar, debemos hacer un ejercicio mental de autoconocimiento e imagen interna.

Porque mis soñadoras, mis amadas, elevar nuestro glamour empieza desde adentro. Todo comienza con nuestra autoimagen. Cuando estudiaba para certificarme como Asesora de Imagen y Personal Shopper, era requisito que todos los estudiantes hiciéramos unos ejercicios en donde respondíamos, con la mayor sinceridad, varias preguntas. A continuación, te comparto una variación de las mismas. Te invito a que reflexiones sobre ellas y me comentes cómo te fue y qué aprendiste:

¿Qué es lo que ves cuando te observas en el espejo? Piensa no solamente en tu físico, sino también en cómo te sientes, emocionalmente, al verte. No lo pienses mucho. Anota lo que primero venga a tu mente. Estos pensamientos de seguro son los más honestos.

Ahora, concéntrate únicamente en lo físico. Piensa en las partes de tu cuerpo que más te gustan y las menos que te gustan. Haz un listado. Reflexiona por qué.

Y por último, y esta es la que más disfruto contestar: ¿Hay alguien que influya en esas sensaciones que estás experimentando al observarte y contestar las preguntas, en tu concepto de imagen?

Sé honesta contigo misma, guarda tus respuestas y si deseas compartirlas conmigo, ¡adelante!

¿Cuál es la importancia de este ejercicio?

La realidad es que yo te puedo dar miles de tips, te puedo decir qué colores utilizar, te puedo enseñar cómo descubrir tu estilo y potenciarlo, pero si no trabajamos con nuestro interior, de nada vale.

Trabajar nuestra imagen interior conlleva mucho amor propio, entender los cánones de belleza, trabajar nuestra autoestima y entender los constantes mensajes culturales, y hasta familiares, que hemos recibimos desde que nacimos.

Te doy un ejemplo: Cuando generalmente miras las pasarelas, las revistas de moda, las modelos de accesorios, las estrellas del espectáculo, ¿qué color de piel tienen?, ¿qué color de ojos?, ¿son delgadas o corpulentas?, ¿cómo tienen su cabello?

La realidad es que siempre hay un modelo que predomina…

Esto es un ejemplo de un cánon de belleza. Un concepto establecido por la sociedad, de lo que significa ser bello y atractivo.

Si bien es cierto que en los últimos años la diversidad y la inclusión han tomado fuerza en varias industrias, creo que hay mucho que trabajar aún. Me atrevo a decir que todos, o por lo menos la mayoría de nosotros, en algún momento hemos sido culpables de juzgar nuestra apariencia, a raíz de estar rodeados de modelos de belleza como estos.

Y créeme, te lo dice una rubia de ojos claros. No te dejes engañar por la foto de este blog, ¡el cabello está teñido!

¡Nuestro trabajo es romper con esos esquemas! ¡Crear nuestros propios parámetros! Para poder elevar nuestro glamour, crear una imagen de poder y que se adapte a nuestra esencia, es imperante entender qué autoconcepto tenemos y de dónde lo hemos sacado, cómo se ha desarrollado, por qué pensamos de esa manera de nosotras mismas, descubrir lo positivo y lo negativo, y desde ese análisis, crear una imagen coherente con tu vida, tu entorno y con lo que quieras lograr. Luego que trabajamos esto, podemos manejar color, ropa, accesorios y manejo estratégico del vestuario. Porque ya te conoces, ya estarás más cómoda y ya serás fiel a ti misma.

Entonces, ¿cómo elevamos nuestro glamour?

Aquí es que se pone divertida la cosa …

De seguro cuando piensas en glamour, (¿recuerdas las preguntas del principio del blog?), imaginas esa mujer elegante, erguida, bien puesta o en algunas actrices de películas, con accesorios como sombreros y guantes. Tal vez piensas en el look de los años 20, como en la novela The Great Gatsby, en fin, podemos mencionar muchas imágenes, pero tú establece tu definición y trabaja para lograrlo. Yo te daré las herramientas, tú lo desarrollas.

Te doy mi ejemplo: para mí, el glamour va muy atado a la elegancia, pero también a la actitud, a lo destacado, a lo que llama la atención. Yo, Sherry, me gusta vestirme con tres objetivos en mente: que las piezas que lleve puestas llamen la atención o que denoten elegancia; que me ayuden a proyectar la imagen de una mujer con presencia, poder y segura de sí misma; y que esa imagen sea de inspiración a otras.

Entonces, cuando escojo piezas para mis outfits casuales, tomo en cuenta el poder y la actitud. Cuando escojo piezas para eventos más formales, busco la elegancia y la presencia. Por supuesto, considerando también otros aspectos, como los colores que me favorecen, las siluetas indicadas para comunicar ese mensaje, entre otros. Todo está calculado y es un trabajo que he desarrollado a través de los años, jugando con estilos, colores, y con mi imagen interna.

El proceso de la imagen interna me costó mucho. He llorado, he sido cruel conmigo misma, he permitido que me menosprecien, que no me valoren, que me usen; pero también he sido altiva y orgullosa, me he creído mejor que todos, he juzgado y he aplastado a otros con mis palabras. Todo esto te lo comparto porque, aunque no lo creas, todas las experiencias que tengas en relación al desarrollo de tu imagen interna influyen en cómo te proyectas al mundo, incluyendo la ropa que decides y que no decides ponerte.

Mi propósito con este blog es llevarte de la mano mientras elevamos tu glamour. Hoy quise enseñarte la importancia del análisis de la imagen interna, para dar inicio a esos cambios que quieras lograr.

En las próximas entradas compartiré un poco sobre los colores que te favorecen, cómo usar colores para transmitir mensajes y el uso estratégico de colores que te gustan pero que “no te quedan bien”. Créeme que, si alguien te ha dicho que el amarillo no te va bien, pero a ti te encanta, te voy a dar un tip para que lo puedas usar. También estaré compartiendo el poder que tiene la ropa para comunicar mensajes y lograr tus metas.

Hasta aquí mi entrada de este mes. Espero que hayas disfrutado leerme como yo disfruté compartir contigo mis letras. Por último…

Quiero invitarte a que te veas como el ser especial que eres. La niña de los ojos de Dios. Elogiate como la mujer virtuosa que Dios creó. Ampárate en Sus promesas. Recibe su amor. ¡Eleva tu glamour, amada y comienza a brillar!

Con amor,

Sherry E. Cuadrado Oyola

Escritora de Eleva tu glamour en soñadoras.com

Información de contacto:

Fundadora de Uplift Glam

info@upliftglam.com

Website: www.upliftglam.com

https://www.pinterest.com/upliftglam

https://www.instagram.com/upliftglam/

https://www.facebook.com/upliftglam/