¡Libérate! 3 maneras efectivas de poner tu proyecto en SUS manos.

¡Hola, hola, Soñadora!

¡Qué privilegio es llegar una vez más a ti y poder compartir contigo lo que Dios sigue haciendo en mi vida! 

En la entrada de este mes quiero enseñarte 3 maneras efectivas de poner tu proyecto en Sus manos, en las manos de Jesús. Por mucho tiempo viví mi vida profesional y empresarial sin un rumbo real. De esto hablo un poco en mi entrada del mes pasado: «El verdadero glamour, el de Cristo». Si no lo has leído, te invito que cuando termines este blog, lo hagas y seas bendecida. 

Lo que te compartiré este mes, para muchas personas tal vez sea algo trillado o poco realista, especialmente cuando vivimos en un mundo lleno de filosofías y promesas de éxito y contentamiento que poco hacen por nosotros. Pero si practicas estos tres simples pasos podrás comenzar a experimentar la verdadera libertad de dejarle tus planes y proyectos a Dios. A mi me funcionan y estoy segura que te funcionarán a ti. 

  • Orar

Que palabra tan simple, pero tan poderosa. Orar es tan sencillo, pero las personas tienden a complicarlo. 

Una de las recomendaciones que se nos dan a los emprendedores cuando comenzamos a desarrollar nuestros proyectos y negocios es la importancia de tener un mentor. Un mentor se convierte en un recurso de sabiduría, educación y apoyo incondicional. Un mentor cree en ti, te celebra y camina contigo brindándote ánimo y las herramientas necesarias para sobrellevar distintas etapas de tu vida profesional y/o personal. Un mentor te escucha y habla contigo. Te ayuda en la toma de decisiones y hasta se convierte en una de esas personas que se consulta para próximos pasos. 

Entonces me pregunto: ¿por qué podemos tener este tipo de relaciones con los seres humanos y con Dios se nos dificulta? Y es que, si practicaramos el hábito de orar todos los días por nuestros planes, todo sería más fácil. Te explico por qué:

Orar es simplemente hablar con Dios. No hay necesidad de liturgia, estructura ni procesos complicados. Dios es tu creador y Él quiere y anhela que consultes tus cosas con Él. Orar te fortalece, te da paz, te prepara para el día y para la noche, es un acto de rendimiento y te da fortaleza para los días difíciles. Hablar con Dios te dará el ímpetu necesario para poder vivir con la completa tranquilidad de que estás poniendo tu proyecto en Sus manos. 

Si eres como muchas personas que me dicen: «Sherry, pero no sé qué decir, no sé cómo orar, no sé cómo empezar», mi recomendación es: Cierra los ojos, visualiza a la persona de más confianza en tu vida y comienza a contarle tus cosas. Luego imagina que es el mismo Dios frente a ti y ten la confianza para seguir conversando. Créeme que, poco a poco, establecerás el hábito y te saldrá con naturalidad. 

 

  • Soltar

Esta es la palabra y la recomendación que más me han dado en todo mi caminar como profesional y emprendedora. ¡Y cuán difícil se me ha hecho! No sé si eres como yo, pero a mi me gusta poder controlar todo. Cada aspecto de mi vida y de mis proyectos tiene que estar sumamente estructurado, y si no lo está, siento que se me cae el mundo encima. Pero esto es algo que he tenido que aprender a dejar ir. ¿Por qué? Porque no importa cuántos planes tengas, cuantas agendas trabajes y cuanta estructura manejes, si no pones tus planes y proyectos en las manos de Dios, en algún momento tu fórmula va a fallar. 

Adicional a esto, soltar provee balance y equilibrio a tu vida. Pero…, ¿y cómo se suelta? Sencillo: DECIDIENDO seguir las instrucciones de Dios. Y hago hincapié en la palabra decidir, porque no importa cuánto ores, cuánta dirección pidas y cuanto quieras poder soltar, no lo vas a lograr si tú no estás dispuesto hacerlo. Esto conlleva una transformación mental y de total dependencia de Dios. 

Proverbios 19:21 (NVI) nos recuerda que «El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor».; y el profeta Jeremías, establece la promesa de Dios, de que Él tiene mejores planes para todos nosotros, planes de bien y de un futuro de esperanza (Jeremías 29:11). De igual importancia la Palabra en Mateo 6:34 (RVC), que nos exhorta a que «no nos preocupemos por el mañana porque cada día traerá sus propias preocupaciones». Así que, no tomes el control, trabaja tu proceso de soltar a la luz de la Palabra y verás la victoria.

Ahora bien, orar y soltar no significa sentarse a esperar que las cosas pasen por sí solas sin esfuerzo alguno. Tenemos también que…

  • Accionar

El Señor nos da las capacidades y habilidades para poder lograr todo lo que nos proponemos si es Su perfecta voluntad. Es nuestra responsabilidad enfocarnos en Sus propósitos, planes y designios y trabajar para ver manifiesta Su obra en nosotros y en nuestros proyectos de vida. 

Hay muchas personas que viven su vida esperando un milagro y una puerta abierta, pero Dios nos llama a caminar en Su promesa. Jamás veremos nuestros sueños cumplirse si no hacemos algo para alcanzarlos. No permitas que el miedo, las inseguridades y el temor al fracaso te limiten. Parte de poner tu proyecto en Sus manos es confiar en Él mientras vas transitando la ruta de tu éxito. No paralices tu crecimiento y marcha hacia tu meta. Te prometo que en el camino verás la bendición. 

Esperanzada que estos simples pasos te ayuden a liberarte de ansiedades y preocupaciones; porque, soñadora, solo en Él tendrás PAZ.

Con amor,

Sherry Elaine
Escritora de Eleva tu glamour en soñadoras.com 

Información de contacto:

Fundadora de Uplift Glam

info@upliftglam.com

upliftglam.com

https://www.pinterest.com/upliftglam

https://www.instagram.com/upliftglam/

https://www.facebook.com/upliftglam/

https://www.facebook.com/groups/upliftglam

https://www.instagram.com/promiserevealedprayers

https://www.facebook.com/promiserevealedprayers