Planifica tu plan de negocio

Crear un negocio se ha vuelto una tendencia, pero un negocio sin planificación puede ser una verdadera locura.  Por este motivo, no es suficiente querer crear un negocio, tener un talento, un servicio o producto; necesitamos planificar nuestro modelo de negocio.

¿Qué es un modelo de negocio?

«Es un conjunto de variables de decisión, interrelacionadas, que integran consideraciones estratégicas, operacionales y económicas y permiten crear ventajas competitivas en mercados definidos» (Cervilla, & Puente, 2013).  Por lo tanto, esto debe ser un proceso planificado y sistematizado para que alcance el rumbo esperado y los logros deseados.

Recuerdo cuando comencé a coquetear con la idea de tener mi propio negocio. Leía artículos en el periódico (fue hace varios años, cuando solo lo imaginaba), pero no fue hasta que realmente decidí hacerlo, que entendí que esto conllevaba una planificación minuciosa para que se diera exitosamente. Aún así, me lancé con unas ideas no muy claras, que en el camino fui afinando.

Hoy veo mi modelo de negocio como la estructura base para todo lo que hago y creo firmemente que planificar y ejecutar este proceso, provee una guía y estructura que marca una diferencia inmensa en todo lo que se puede lograr.

Ciertamente, cuando pensamos en un modelo de negocio podemos pensar en qué tipo de modelo será: presencial, online o híbrido, porque de esta manera vamos definiendo y delimitando lo que queremos hacer y vamos a ofrecer.  Este es el comienzo para conocer el que tú adoptarás.  No obstante, esto es solo una parte porque cuando hablamos de negocios, hablamos de logística, estructura, canales, ofrecimientos, redes de apoyo, presupuestos, entre otros.  Por eso, esta planificación debe ser medular en todo lo que hagas.  Si tu sueño es tener un negocio; sueña, planifica y actúa.  No le temas al que «es mucho» porque nada se comparará con la inmensa alegría y satisfacción que sentirás al vivir el tuyo.

El modelo de negocio es el ADN de tu empresa, es lo que hará que sepas con certeza quién eres, lo que haces, lo que ofreces, a quién se lo ofreces, dónde lo ofreces, por qué lo ofreces. Por esta razón, es indispensable a la hora de planificar tu sueño.

Puede ser que comiences con una idea y en el camino la vayas llevando a un nivel mayor, pero tu modelo de negocio debe darse en un análisis previo a lanzarte. Aunque, si ya te lanzaste, no pasa nada, aún lo puedes hacer.

Algunos beneficios de planificar tu modelo de negocio:

  • Claridad de ideas
  • Análisis estratégico
  • Análisis de mercado
  • Áreas de oportunidad
  • Intencionalidad de actividades
  • Prevenir riesgos
  • Potencialización del proyecto
  • Presencia masiva y estratégica
  • Entre otros

Cuando estamos comenzando, todas las ideas parecen ser maravillosas y viables, pero al lanzarte te das cuenta de que no siempre es así. Para que esto se pueda organizar y dar, de forma exitosa, necesitamos poder planificar todas las ideas y trasladarlas al modelo de negocio, para ver cuán viables son cada una de ellas y cuánto se alinean a los ofrecimientos y la promesa de valor que tenemos.

Existen diferentes tipos de modelos de negocios, pero hay uno muy sencillo y funcional que te puede ayudar a planificar lo que deseas hacer. Este es el modelo Canvas, creado por Alex Osterwalder y que expone en su libro Generación de modelos de negocios, donde muestra 9 elementos esenciales para crear un modelo de negocio. Estos son:

  1. Segmentación de clientes: A quién te vas a dirigir y cuáles son los segmentos de mercado.
  2. Propuesta de valor: Qué problema solucionas, qué necesidad suples y cuáles son los beneficios que ofreces.
  3. Canales de comunicación y distribución: En dónde tendrás presencia, cómo se comunicarán contigo, a través de qué sistemas se ofrecerá seguimiento y atención al cliente.
  4. Relación con los clientes: Cómo te relacionas con tus clientes y cómo mantendrás la relación.
  5. Fuentes de ingresos: Cuánto estarán dispuestos a pagar tus clientes por la solución ofrecida, cuáles serán los métodos de pago y los márgenes que se obtendrán.
  6. Recursos claves: Qué recursos necesitas para operar tu negocio.
  7. Actividades claves: Cuáles son las actividades que se llevarán a cabo para ofrecer las soluciones que provee tu negocio.
  8. Asociaciones claves: Quiénes serán tus socios, alianzas y colaboradores.
  9. Estructura de costes: Cuáles son los costes que tendrá el operar tu modelo de negocio.

Este modelo de negocio guía el proceso de planificación estratégica de tu negocio, para realizar el análisis previo a tomar decisiones finales. De esta manera, podrás tener una imagen y visión más clara de lo que ofrecerás.

Quizás el pensar en todos estos elementos pareciera demasiado. Sin embargo, el principio de la planificación puede ayudarte a trabajar de forma segmentada y por fases, para poder obtener el mejor resultado y no sentirte abrumada con todo lo que tienes que hacer.  Este tipo de análisis y proceso busca poder tener el panorama más claro antes de tomar cualquier decisión que eventualmente será beneficiosa o perjudicial para tu proceso.

Poder planificar el modelo de negocio de tu sueño hará una gran diferencia en todo lo que gestiones, porque serás mucho más intencional para lograr establecerlo.  Muchas veces comenzamos con un buen deseo y hasta una buena intención, pero esto no es suficiente a la hora de llamar a nuestro sueño, un negocio. Necesitamos estructura, planificación y enfoque, para que evitemos errores… Bueno, la menor cantidad de errores posibles, porque en el camino seguro surgirán, pero nos servirán como parte de nuestro crecimiento.

En esta entrada quiero compartirte algo que me parece importante señalar y aunque pudieras entender que nada tiene que ver con el tema, tiene que ver demasiado.  Te quiero hablar del síndrome de parálisis por análisis (PxA). Este síndrome lo escuché hace poco y me hizo incluso situarme en él, en algún momento. Te hablo sobre esto, porque cuando trabajas la planificación, indagas, investigas, analizas… pero puedes sentir que es tanto, que no puedes accionarlo o, por otro lado, puedes quedarte en la fase de analizarlo todo y accionar nada.

Por este motivo, quiero ahondar en ello, para que no permitas que el síndrome PxA te visite en el proceso de planificación.  Por ello, para que esto no suceda y puedas analizar y planificar, pero también accionar, te quiero recomendar lo siguiente:

  • Determina el tiempo que estarás analizando y planificando.
    Establece fechas de comienzo, desarrollo y finalización.
  • Evita ser una consumidora excesiva de información.
    Establece horarios para capacitación e investigación, pero no le dediques todo el día a eso porque “nunca” será suficiente.
  • Enfócate en decidir, pero respalda la decisión con la acción.
    Muchas veces te sentirás conforme con la toma de decisiones, pero decidir es solo una parte, debes accionar la decisión tomada.
  • Rinde cuenta
    Selecciona una persona a la que le puedas rendir cuentas de lo que haces. Alguien totalmente objetivo.
  • Fija fechas límites para todo lo que vas a hacer.
    Cuando planifiques tu modelo de negocio, deberás colocarle fechas límites a todo lo que vayas a ir trabajando para que seas intencional en el proceso y puedas terminarlo.

Debes tomar tiempo estratégico para poder hacer esta planificación de tu modelo de negocio, donde puedas analizar. No lo hagas apresuradamente, porque conlleva un análisis más allá de un deseo. Tómate muy en serio el poder hacerlo para que, posteriormente, puedas tomar las decisiones acertadas que produzcan los resultados deseados y puedas ver los frutos de tus esfuerzos.

La planificación siempre será uno de los procesos esenciales a la hora de vivir nuestro sueño, pero se planifica para tomar acción; y cuando tomamos acción pasamos de ser pensadoras a hacedoras.

Creo firmemente que somos chicas soñadoras que ponen en acción el sueño que Dios nos entregó.  Hoy le pido a Dios que te ayude a planificar, pero también a accionar, que te llene de sus fuerzas y de su impulso poderoso para que ese sueño se haga realidad y bendiga a otras personas, porque estoy segura de que lo que cargas del cielo será bendición para muchos.

Por eso, ánimo y fuerzas, fe y esperanza, porque Dios se place en verte crecer y poner en acción el sueño que Él te entregó. No hay sueño grande ni pequeño, solo hay sueños que debemos vivir en el tiempo perfecto de Dios. Hay demasiados sueños en los cementerios, de personas que solo los pensaron y analizaron, pero no los accionaron. Hoy levántate con la convicción de que tu sueño será una realidad y lo vivirás para la gloria de Dios.

Recuerda llevar a cabo este ejercicio de planificación de tu modelo de negocio, No te afanes, solo hazlo por fases y proyéctate viviendo tu sueño en grande, porque lo que Dios entrega, Él mismo lo respalda, promueve y prospera.

Estás en un gran momento de hacer este tipo de planificación y si ya tu sueño está tomando forma, esto te ayudará a confirmar los pasos que estás dando y el enfoque que estás teniendo.

“La planificación a largo plazo no se ocupa de las decisiones futuras sino del futuro con las decisiones actuales” (Peter Drucker)

Un abrazo y bendiciones,

Verónica González

  1. Ed.

Mis redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/veronicagonzalez2019/

Instagram: https://www.instagram.com/veronicagonzalezconferencista/

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC-SjJqXlgW6qtCYoCJZLViQ

Web: www.veronicagonzalezpr.com

Referencias

Carazo Alcalde, J.  (2019).  Modelo Canvas.  Economipedia. Recuperado de

Cervilla, M.A., & Puente, R.  (2013).  Modelos de negocio de emprendimientos por y

para la base de la pirámide.  Revista de Ciencias Sociales, 2, pp. 289 – 308.  Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4382469