Planifica tu posicionamiento

El proceso de vivir y emprender tu sueño debe estar cargado de estrategias y acciones intencionales, para destacar el valor de lo que haces. Tú lo conoces, sin embargo, los demás no; por eso, necesitas planificar tu posicionamiento. 

El posicionamiento se refiere a la posición o ubicación integral que ocupa tu marca o tu empresa en el mercado. El posicionamiento se da en escalada, pero planificarlo es esencial para provocarlo. Muchas veces se piensa que tener una gran idea, una gran marca o empresa es suficiente; pero no es así, necesitas gestionar estratégicamente. 

Para planificar tu posicionamiento, primero debes evaluar en dónde te encuentras hoy, los resultados que estás obteniendo, cómo estás en comparación con tu industria y realmente cómo te quieres ver. El posicionamiento te ayuda a conectar y permanecer en la mente de tu cliente o seguidor ideal, por el lugar o posición que ocupas. Por esta razón, debes pensar cómo crear un posicionamiento sólido que permanezca en la mente de esa persona. Planifica tu posicionamiento de forma intencional para que puedas ver los resultados que deseas. 

El posicionamiento no es igual al reconocimiento. Este último se refiere a que te reconozcan por tu imagen e identidad de marca; mientras que el posicionamiento es un conjunto de variables que te ubican en una posición privilegiada y transcendental. Algunos elementos claves para planificar tu posicionamiento son:

  • Clientes o seguidores ideales / audiencia: Crear tu base de prospectos, clientes o seguidores ideales, que se conviertan en una audiencia fidelizada (que crean en ti, en lo que haces, apoyen y refieran).
  • Credibilidad y confianza: Generar confianza en lo que ofreces y lograr que cuando lo obtengan queden satisfechos, aumenta tu credibilidad. 
  • Ofrecimientos/ servicios/ productos: Tienes ofrecimientos, servicios y productos de calidad, que proveen soluciones y ganancias significativas.
  • Visibilidad: Eres vista y reconocida por tu marca y todo lo que la caracteriza.
  • Prueba social: Es la evidencia de que lo haces es utilizado y validado por otras personas homogéneas (similares) a tu seguidor o cliente ideal. Esto se fundamenta en testimonios reales.

Planificar tu posicionamiento te dará la dirección correcta para llevar tu marca o tu sueño al lugar donde alcanzará a las personas que se beneficiarán de él; a ese lugar que Dios separó de antemano. 

Necesitas ser intencional en cada acción que realices, porque existen distintos tipos de posicionamiento que te ayudarán a potenciar tu posicionamiento integral: desde la imagen, la identidad, los ofrecimientos, la experiencia, el servicio al cliente… todo debe posicionarse. Esto es liderazgo. Así que necesitas trabajar con tu liderazgo para impulsar tu posicionamiento. 

Un líder exitoso y que se posiciona es un líder transformacional, que sirve e influye desde el amor. Esto es clave a la hora de posicionarte, porque esto no debe ser solo lo técnico y en términos de números; debe ir más allá, para que sea sostenible y perdure. Por lo tanto, planifica tu posicionamiento desde tu liderazgo. Para esto necesitas trabajar desde la parte interna de lo que haces; misión, visión y valores. 

La misión, visión y valores son piezas claves a la hora de planificar tu posicionamiento. Esto tiene que ser muy claro y debes ser íntegra en mantener las bases y los pilares sólidos y estables. Un verdadero líder se destaca en los momentos de retos y cómo mantiene su integridad en esos tiempos. Es por esto, que para posicionarte necesitas liderazgo. 

El liderazgo es una plataforma de influencia y el posicionamiento de tu marca, sueño o proyecto que se va a desprender de esa influencia que tienes. Por eso, se requiere de intención en el posicionamiento. Posicionarte no puede ser dejado a la suerte o al azar, aunque sí te tengo que decir que Dios te va a promover y a posicionar, quizá sin tú buscarlo (lo hace, créeme). Sin embargo, cuando te hablo de este tipo de planificación de posicionamiento, te hablo de un plan estratégico (que te he mencionado en otras ocasiones), y esta la parte humana que te corresponde; la sobrenatural la hace Dios. 

Por otra parte, tener estrategias establecidas es esencial a la hora de planificar e impulsar tu posicionamiento. Te recuerdo que ellas son el vehículo en donde te montas para llegar a tu destino. Por consiguiente, debes saber a dónde deseas llegar y qué tipo de posicionamiento quieres tener, para que puedas detallar las estrategias que vas a utilizar. Si deseas posicionarte como un referente en tu área de especialidad, deberás incluir en tu plan de posicionamiento algunas estrategias, como, por ejemplo:

  • Contenido en web y RRSS
  • Entrevistas en medios sociales
  • Testimonios de clientes que han obtenido resultados gracias a tu intervención 
  • Elementos de diferenciación (lo que te hace diferente en relación con tus competidores)
  • Resaltar atributos y beneficios
  • Valor añadido y percibido 
  • Liderazgo (influencia sobre lo que haces)
  • Storytelling (el arte de contar una historia sobre eso que ofreces)
  • Reconocimiento de otras marcas (asociaciones o alianzas estratégicas)
  • Innovaciones e integración de la creatividad
  • Valores y personalidad (tu esencia) 

La planificación de tu posicionamiento debe ser parte de tu plan estratégico y necesitas diseñar estrategias para lograrlo. Aquí no estarás vendiendo, estarás aportando valor y validando lo que haces. 

La estrategia de contenidos es muy efectiva, por lo tanto, necesitas regalar valor desinteresadamente y posicionarte como una autoridad en lo que haces, aunque sea que vendes productos. El valor añadido a las personas les evidencia tus conocimientos y esto impulsa el posicionamiento, pero debes ser estratégica en lo que haces. 

El posicionamiento será una parte de la ruta hacia maximizar y potenciar tu sueño, por eso, debes planificarlo. Es algo que no siempre se considera, pero si lo haces, créeme, serás intencional en todos los movimientos y gestiones de tu negocio o proyecto y obtendrás los mejores resultados. 

El posicionamiento eleva los resultados, y los resultados validan el posicionamiento. Entonces, necesitas planificar tu posicionamiento desde el enfoque integral, no solo por ventas sino por liderazgo y todo lo antes mencionado. 

En un mundo de tantos ofrecimientos, tu posicionamiento te destacará y hará visible, por eso es que te insisto en ser intencional en esta área de tu sueño. Esto no es engrandecerte tú; es aportar y evidenciar quién eres, lo que haces y lo que resuelves. Por lo tanto, no necesitas ir por el mundo autoproclamándote, de ninguna forma; sino que debes ir aportando y agregando valor. 

El posicionamiento se dará porque se construye; pero para hacerlo, debes ser consciente de que todo lo que haces influye o te distancia de él. Para diferenciarte y posicionarte necesitas conocer tu propósito, servir a otros y agregar valor constantemente. 

En resumen, el posicionamiento hará que se abran puertas para tu marca o negocio y tiene varios beneficios: credibilidad, confianza, atraer clientes o seguidores, referencia, mercadeo orgánico, ventaja competitiva, diferenciación, aumentar las ventas, hacer ventas ascendentes y cruzadas, fidelización de los seguidores o clientes. Es decir, que el posicionamiento se puede planificar y trabajar para alcanzarlo.  Si vas a obtener un posicionamiento orgánico, debes trabajar las estrategias para posicionarte desde la planificación, para acelerar y potenciar tu posición en la industria donde te destacas. 

Mis últimas recomendaciones para que planifiques tu posicionamiento son: mantener tu esencia, agrega valor, sirve con pasión, ten claro tu elevator pitch (quién eres, qué haces y qué resuelves), cuenta tu historia, crea alianzas, ten multicanales (presencia en varios canales estratégicos), toca puertas, ten mentores y consultores, prepárate y proyecta seguridad. El posicionamiento no se da de la noche a la mañana; al inicio serás una desconocida, pero en la medida que trabajes con enfoque y consistencia, te darás cuenta de que no solo te reconocerán, sino que te posicionarás. 

En definitiva, planifica tu posicionamiento para llevar tu sueño a la posición que deseas. En el camino evolucionarás, te transformarás y continuarás posicionándote en todo lo que hagas, así que no le temas a la diversificación (hacer cosas nuevas dentro de lo que ya haces). Lo mejor que tiene el posicionamiento es el respaldo real de las personas, la fidelización y las relaciones. 

Confío en que te atrevas a llevar tu proyecto, marca o negocio a la posición que le corresponde, que Dios le tiene separada y puedas gozar de los resultados. No te limites, no te sientas menos, ni mucho menos que no estás capacitada; prepárate y acciona desde la creencia de que Dios te ha dado un sueño para bendecir a otros. El posicionamiento no tiene que asustarte y tampoco hacerte sentir orgullosa o soberbia; solo provoca exponer lo que haces para ayudar y bendecir a los demás. 

Si partes de la premisa correcta, lo único que vas a querer es posicionarte para alcanzar a más personas que necesitan lo que tú ofreces. Es maravilloso vivir en el propósito de Dios y aportar significativamente a la vida de otros. El posicionamiento te otorgará esa gran oportunidad. No limites el sueño de Dios en tu vida, no ocultes la luz hermosa que te ha dado, no le temas al qué dirán, tú confía en que lo que se te fue entregado, será prosperado. 

“El posicionamiento provocará que permanezcas en la mente de tu 

cliente ideal”.

Un abrazo y bendiciones, 

Verónica González 

  1. Ed.

Mis redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/veronicagonzalez2019/

Instagram: https://www.instagram.com/veronicagonzalezconferencista/

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC-SjJqXlgW6qtCYoCJZLViQ

Web: www.veronicagonzalezpr.com