Vende tu idea para soñar

¡Hola, chica soñadora!

Mi nombre es Sarinette y soy la creadora de este blog tan maravilloso, que te ayudará a escalar tu negocio o proyecto a otro nivel. Estoy bien agradecida de que seas parte de mi vida y que separes de tu valioso tiempo para leernos.

Deseo que cada vez que me leas puedas divertirte y, a la vez, puedas aprender diferentes técnicas o tips de ventas. Muchas chicas que me han contratado como su coach en ventas me han dicho cosas como:

“No sé vender”

“No sé cómo anunciar mis productos”

“Estoy cansada de vender manualmente”

“Lo he intentado todo y nadie me compra”

“Vender es una pesadilla para mí”

Quizás hoy te sientas identificada con alguna de estas frases… y te entiendo, porque hace muchos años también eran parte de mi vocabulario. Sin embargo, Dios me ha dado la oportunidad de vivir ciertas experiencias, que me han formado en esta área y gracias a eso, hoy puedo ayudarte. Cada mes compartiré temas que te ayudarán a desarrollar o mejorar tus técnicas de ventas.

Todos vendemos algo, hasta las ideas se venden. Muchas veces, después de ver una película que nos encanta, se la recomendamos a alguien. Luego, esa persona ve la película gracias a tu recomendación. Eso es vender e influenciar. Si has recomendado una película a un amigo, y ese amigo la vio, ya tienes todo lo necesario para convertirte en una vendedora de primera.

¡Comencemos!

Antes de poder vender cualquier cosa, necesitas saber en qué consiste el proceso de compra/venta. Lo más importante es saber que la venta es una transacción, que ocurre cuando alguien tiene un problema que necesita ser resuelto (comprador) y otra persona tiene la solución a ese problema (vendedor).

Tu producto resuelve el problema de otra persona. Si vendes varios productos, las oportunidades de venta se amplían, pero así mismo se amplía la dificultad de ofrecer tu producto a la persona ideal o correcta. Por ejemplo: Supongamos que vendes productos para el cabello. Debes tener en tu catálogo un producto para diferentes tipos de cabello: Uno para cabello reseco, otro para cabello maltratado o sobre-procesado, otro para cabello fino, etc…

Ante este ejemplo, debes notar lo siguiente:

Aunque todos son productos capilares, no todas las personas tienen el mismo tipo o problema de cabello.

Que al tener diferentes productos, también tienes diferentes personas que necesitan de ellos, pero quizá no has podido identificar quienes son.

Entonces, te encuentras con el primer primer error que cometemos cuando queremos vender algo: Creer que nuestro producto lo puede comprar todo el mundo.

Es ahí cuando necesitamos hacer un alto y hacernos ciertas preguntas, para poder identificar a quién debemos ofrecer nuestros productos. Haz estas preguntas, por cada producto, de forma individual:

Con mi producto, ¿a qué persona le soluciono su problema? Ej. Persona con cabello maltratado

¿Qué edad debe tener la persona para utilizar mi producto? Ej. 18+

¿Es este producto para hombre y mujer? Ej. sí

¿En cuánto tiempo la persona comenzará a ver los resultados? Ej. Luego de tres usos, durante tres semanas consecutivas, un uso por semana.

¿Cuáles son los retos o “struggles” reales de esta persona que necesita mi producto?

¿Cómo se verá la vida de esta persona con su problema resuelto?

Todas estas preguntas te ayudarán a desarrollar “copies” para tus redes sociales que te ayudarán a vender correctamente.

¿Imaginas que los clientes te busquen a ti, en lugar de que tú los busques a ellos?

Te recomiendo escuchar el episodio #8 del podcast de mi negocio ASK Leadership Team titulado “No vendas, haz que tu cliente ideal te encuentre”.

Suscríbete aquí:

Spotify https://spoti.fi/2WzdYwj

Apple https://apple.co/2W57SEB

¡Hasta la próxima!

¡Muchísimas gracias!